La historia del Chocolate Juan Ruiz comienza en 1918, cuando Juan, un joven emprendedor de un pueblo de Castilla, decide dar forma a la pasión de su vida, el chocolate.

Durante años, la familia Ruiz elaboró chocolate a la taza. Primero Juan y después Felipe, quién aprendió de su padre los secretos de su elaboración. Tras la muerte de Felipe, sus hijos trataron de mantener la tradición familiar, pero sus ajetreadas vidas se lo impidieron y la fábrica cerró en los años 80.

Años después, sus descendientes han decidido recuperar el legado familiar. Tras un exhaustivo trabajo de rehabilitación, la maquinaria quedó en perfecto estado para comenzar esta nueva andadura. Hoy en día la cuarta generación de la familia Ruiz elabora el chocolate a la taza de la misma manera que lo hacía su bisabuelo. La misma receta, la misma maquinaria y la misma ilusión, para conseguir un chocolate que te transportará al pasado, regalándote el sabor de lo auténtico en cada tableta.

Cacao, harina y azúcar, no es necesario nada más. Quizás algo sí… el cariño por mantener una tradición familiar única.

Esta web utiliza cookies, puedes ver aquí la Política de Cookies. Si continúas navegando, estás aceptándola.